Daniel Samoilovich nació en Buenos Aires en 1949. Su primer libro de poemas, Párpado, se publicó en 1973; a éste le siguieron El Mago, con prólogo de Beatriz Sarlo y dibujos de Guillermo Kuitca (De la Flor, 1984), La Ansiedad Perfecta, con dibujos de Juan Pablo Renzi (idem, 1991), Agosto (Pequeña Venecia, Caracas, 1995) y Superficies Iluminadas (Hiperión, Madrid, 1997). En 1999 se publicó en esta editorial, Hidrografías/ Hydrographies, una pequeña antología de sus poemas en edición bilingüe con traducciones al inglés de Julian Cooper. Más recientemente, las ediciones Phi, de Luxemburgo, y Des Forges, de Quebec, coeditaron una selección de sus poemas traducidos al francés por Jean Portante (La nuit avant de monter a bord, 2001). Es traductor de latín e inglés. Entre otros, ha traducido a Horacio (XX Odas del Libro III, Hiperión, 1998; en colaboración con Antonio Tursi) y a Shakespeare (Henry IV , Norma, Bogotá, 2000; en colaboración con Mirta Rosenberg). Desde 1986 dirige en Buenos Aires el periódico trimestral Diario de Poesía.


El carrito de Eneas,
Daniel Samoilovich

60 páginas
isbn: 987-9108-10-x

Qué se dijo sobre este libro



Dos personajes contemplan los despojos de una ciudad sitiada y bombardeada. Entre los restos se pasean héroes y paladines de ayer, convertidos ahora por la fuerza de las circunstancias en sobrevivientes profesionales. ¿Es la Troya de Agamenón y Héctor o la Buenos Aires que contemplaba De la Rúa desde su helicóptero? ¿O son las dos en una y, ominosa, también la sombra de la terrible capital que se cierne sobre la humanidad futura?
Como sea, las claves han sido grabadas a fuego en el carrito que Vulcano forjó para Eneas, para ayudarlo a dar sus primeros pasos en el oficio de cartonero. Es un instrumento de trabajo, pero por cierto muy lujoso, una herramienta de los dioses para abrirse camino en la basura. Similares recursos de alquimista aplica en este libro el poeta Daniel Samoilovich al pobre material con que nos encontramos todos en calles y avenidas, la herencia en mala hora hallada en los zapatos al despertar el siglo. Reciclando también, como sus protagonistas, los signos y señales de la declinación, el autor transforma con imaginación, arte y humor irresistibles lo conocido y lo sufrido, lo patético, en algo diferente.

 

foreign rights

Copyright © BAJOLALUNA 2013Todos los derechos reservados